¡Ya somos más de 700 mil usuarios únicos mensuales!.    Una publicación de hogarstyle.com
Decoración

Tapicería para leer

tapiceria-para-leer.jpg

Es normal que entusiasme un mueble simplemente por el hecho de parecer viejo. Nos seducen por el diseño o por el color de su tapicería. La tapicería de muebles consiste en extender textiles o cueros sobre un bastidor de madera. Luego, se colocan encima almohadones, y finalmente éstos o el relleno son cosidos dentro de la funda que los cubre. El relleno es importante para aumentar el grosor de los mismos. Generalmente se utilizan plumones, crin, plumas suaves, lana y otros elementos blandos.

En el siglo XVI, la tapicería, que ya era bastante gruesa, dio un paso más en procura de comodidad (veamos un ejemplo de estos muebles coloniales) y comienzó a emplear almohadones adicionales y sueltos llamados carreaux. Pero es recién en el siglo XVII, cuando empiezan a utilizarse elásticos, que el concepto de comodidad se asocia definitivamente a la tapicería. Nace así la técnica que, con las correspondientes actualizaciones tecnológicas, constituye la matriz de la tapicería actual.

Hasta hace muy pocos años la tapicería se podía clasificar en dos grandes familias: el relleno sencillo y tapicería mullida sobre elásticos. El primero podía constar solamente de una capa de fieltro de algodón, guata, crin, musgo o cualquier otra sustancia análoga, encima de un bastidor de madera y forrado con el material de revestimiento por arriba. También puede tratarse de un conjunto verdadero de chinchas.

En cambio la tapicería con elásticos requiere de un bastidor de madera más profundo. Estos bastidores se hacen convenientemente de maderas duras y resistentes, como el fresno o abedul, con ensambles asegurados mediante clavijas encoladas y reforzadas con bloques en sus ángulos para ofrecer un aguante suficiente a la tensión ejercida por los elásticos.

En el fondo las cinchas están cruzadas y las fajas cosidas entre sí. Por encima se hallan dispuestos los elásticos en hileras, colocados hacia abajo y ligados de modo de asegurarlos contra las tensiones desde cualquier dirección. Una arpillera cubre los elásticos por arriba, sobre ésta una capa de crin o fieltro, luego otra de entreforra seguido de muselina y por fin el revestimiento definitivo.

¿Te ha parecido interesante? Compártelo.
Sábado, 21 de junio del 2008

Categorías: Accesorios, Decoración, Estilos, Muebles
Etiquetas: , , ,

Artículos relacionados
Déjanos tu comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR