El lugar para los libros es todo un dilema en las casas de hoy, reducidas al máximo en cuanto a cuestiones de espacio. En la actualidad resulta muy complicado disponer de un cuarto exclusivo para la lectura o la música, como solía utilizarse antaño. Hoy debemos sentirnos felices si conseguimos, aunque sea, encontrar un lugar para un mueble que funcione como biblioteca y acomodar los libros allí, algo que resulta mucho más estético y cómodo que tenerlos desperdigados y extraviados por distintos sectores de la casa o arrinconados en el fondo de múltiples cajas.

Quizás el sitio ideal para ubicar la biblioteca sea el salón, en la medida de lo posible acompañada de un buen juego de sillones que inviten a sentarse a disfrutar de un buen rato de lectura. Es importante también la comodidad y el fácil acceso, sobretodo cuando hay estudiantes en la casa que continuamente están buscando libros o sacando y volviendo a colocar distintos ejemplares. Otro detalle importante son algunos accesorios y complementos que no pueden faltar en una biblioteca. Uno de ellos es la correcta iluminación, tanto en el sector del ambiente destinado a la lectura como para facilitar la ubicación de los libros en el mueble. Y otro, que se estila mucho hoy en día, es la complementación del espacio de la biblioteca con distintos artefactos de uso cotidiano, como equipos musicales o teléfonos.

bibliotecas 1

Para ilustrar las posibilidades decorativas en bibliotecas, debiéndose optar en cada caso por aquella que más se adapte a la personalidad de sus ambientes, presentamos dos alternativas. La primera (arriba) pertenece a la firma Zava y se trata de una biblioteca de metal con sistema de iluminación integrado, que destaca por su gran funcionalidad, simpleza de líneas y prestancia visual, ideal para espacios amplios y con un criterio decorativo contemporáneo. La segunda opción (abajo), proviene de la empresa Ralph Lauren Home y es una biblioteca en madera de gran calidad y lacada, con detalles de cristal y luces de cobre. Se trata de una alternativa más clásica, en la que destaca el suntuoso negro y las finas terminaciones y motivos. Sin dudas, un derroche de buen gusto.

bibliotecas 2