El estilo étnico se caracteriza por un empleo en la decoración de objetos y mobiliario procedentes de distintas culturas, lugares y épocas. Esa mezcla aporta una riqueza al mobiliario que no aporta otro tipo de decoración. Cada pieza tiene una historia. Generalmente este estilo decorativo habla mucho sobre el propietario de la vivienda.

Con el desarrollo del turismo y de la industria del “recuerdo”, se abre una extenso comercio de exportación e importación y al mismo tiempo una búsqueda de lo genuino en el objeto. La artesanía y los objetos únicos caracterizan este estilo decorativo en el que se utilizan materiales naturales como la piedra, las fibras vegetales y animales, la cerámica, la madera…

Máscara africana

Los muebles que acompañan este tipo de decoración son rústicos, con profusión de telas. Los detalles como una máscara africana, una estatuilla de un dios o un aplique de cerámica son elementos propios de este estilo, en el que los objetos raros y exóticos toman protagonismo. Complementan el ambiente con las velas y los quemadores de incienso.