decoración - estaciones

La vida es un continuo y constante cambio, no cabe ninguna duda de ello. Y las estaciones que dividen el año son un ejemplo claro de ese permanente movimiento del universo, renovando las cosas con sus diferentes colores, aromas y texturas. Nuestro hogar, que aparentemente debería mantenerse de la misma forma durante todo el año, también puede adaptarse a las características de cada estación.

Es así como podemos brindarle un toque particular a la decoración de la casa en cada época del año, cambiando algunos detalles que la hagan estar en mayor armonía con su entorno. Es que el invierno, la primavera, el verano y el otoño reflejan ambientes y sensaciones muy diferentes, que sería interesante considerar en la decoración del hogar.

En invierno u otoño, por ejemplo, el propósito es lograr mayor calidez. Para eso, las alfombras, los colores cálidos y las telas en los sofás son una opción interesante. Otro detalle clave es utilizar elementos relacionados al fuego y la iluminación, como velas y lámparas en lugares centrales del hogar.

En el momento en que llega la primavera, y también durante el verano, nuestra casa debe inspirar frescura y jovialidad. Por eso son muy importantes los arreglos florales con el máximo colorido, eliminar el exceso de telas y mantas típico del invierno, emplear colores con mucha luz (blanco, amarillo) y buscar complementos textiles con diseños florales o naturales.

Estas variaciones nos permitirán disfrutar de la tarea de la renovación decorativa que, como todo cambio, nos oxigenará y nos dará fuerzas para nuevas etapas. Y además, pondrán a nuestro hogar en armonía con el mundo exterior, ya que su imagen se corresponderá en mayor medida con las novedades que suceden tras cada cambio de estación.