Uno de los espacios de la casa que tienen que diseñarse con mucho cuidado, orden y sobretodo con una decoración sobria y adecuada es el cuarto de lavado. Este espacio habitualmente permanece oculto en el hogar, pero en el mismo tiene que reinar el orden como en cualquier otro lugar de la casa, permitiéndonos disfrutar del ambiente y convirtiéndolo en un sitio confortable.

Cada sector del hogar puede brindarnos esa mágica sensación de orden y bienestar, más allá de la función que cumpla. Los colores que utilizaremos, las fragancias y los muebles que seleccionaremos serán vitales para el cuarto de lavado, ayudándonos a darle un toque más pulcro al ambiente.

Las fragancias son un punto clave. En el cuarto de lavado, la colocación de flores, sahumerios o velas nos dará una sensación de limpieza y paz. También hay que hacer uso de los colores, preferentemente blancos u ocres, para iluminar el ambiente.

Imagen: old.bosch-ed.com